Varela: tres desapariciones que siguen sin respuesta

Date:

En un momento en que la Argentina entera contiene la respiración por la desaparición del pequeño Loan en Corrientes, la localidad de Florencio Varela, en el sur del conurbano bonaerense, continúa lidiando con sus propios misterios sin resolver. Tres casos de desaparición, cada uno con sus particularidades, mantienen en vilo a la comunidad local y ponen de manifiesto las deficiencias en los sistemas de búsqueda y prevención.

Nataly Gonzalo: 12 años de silencio

El 4 de marzo de 2012, lo que debía ser un día de pesca familiar se convirtió en una pesadilla para la familia Gonzalo. Nataly, una adolescente de 15 años con hipoacusia, desapareció sin dejar rastro en un camping de la costa de Hudson, Berazategui. Su condición, que la llevaba a cabo mediante lenguaje de señas y lectura de labios, añade un nivel adicional de preocupación a su caso.

“Desde ese día, nuestra vida se detuvo”, comentó María, tía de Nataly. «Hemos recorrido hospitales, morgues, y seguimos sin respuestas». La hipótesis principal que maneja la familia es la posibilidad de que Nataly haya sido captada por una red de trata de personas, una sospecha que se intensifica con el paso de los años y la falta de avances en la investigación.

Roxana Villalba: un viaje sin retorno

Seis años después de la desaparición de Nataly, otro caso sacudió a Florencio Varela. Roxana Paola Villalba, una joven de 20 años, salió de su casa el 7 de diciembre de 2018 con destino a Caballito, en la Ciudad de Buenos Aires. Ese viaje se convirtió en su última comunicación con su familia.

“Mi hija estaba saliendo con un hombre que la Justicia investigó, pero no llegaron a nada concreto”, explicó reiterada veces la madre de Roxana. La investigación se estancó rápidamente, y la principal hipótesis que maneja la familia es que Roxana, al igual que Nataly, podría haber sido víctima de una red de trata.

El caso de Roxana pone de relieve la vulnerabilidad de los jóvenes y la facilidad con la que pueden desaparecer sin dejar rastro, incluso en trayectos aparentemente cotidianos.

Lucas Escalante: cuando la celebración se tornó tragedia

El caso más reciente y no menos enigmático es el de Lucas Escalante. Con 26 años y una pasión desbordante por los autos, Lucas desapareció en 2022 en circunstancias que aún desconciertan a investigadores y familiares.

Un llamado a la acción

Estos tres casos, separados por años pero unidos por el dolor y la incertidumbre, han puesto de manifiesto las falencias en los protocolos de búsqueda y en la prevención de desapariciones en la zona.

Mientras tanto, las familias de Nataly, Roxana y Lucas mantienen viva la esperanza. Organizan marchas, pegan carteles y utilizan las redes sociales para mantener la atención sobre sus seres queridos desaparecidos.

La conmoción por el caso de Loan en Corrientes ha reavivado el interés por estos casos sin resolver en Varela. “Ojalá que esta atención mediática sirva para que se retomen las investigaciones con nuevos bríos”.

En un país donde las desapariciones siguen siendo una herida abierta, Florencio Varela es un doloroso recordatorio de que detrás de cada caso hay familias destrozadas y comunidades que exigen respuestas. Mientras la búsqueda continúa, la pregunta persiste: ¿Cuánto tiempo más deberán esperar Nataly, Roxana y Lucas para volver a casa?

Compartir artículo

Suscribirte

Popular

Te puede interesar
Relacionado

Caso Paula Martínez: “Ahora que liberen a todos porque son inocentes”

Romina Gómez, esposa de Diego Domínguez; Verónica Godoy, madre...

Se pudrió todo: alimentos podridos en galpones de organizaciones sociales de Varela

La justicia allanó a varios comedores y merenderos pertenecientes...

Violento asalto a metros de un puesto policial dejó un herido grave

En la madrugada de hoy, un violento episodio sacudió...

¡Indignación en La Sirena! Vecinos denuncian 14 años de promesas incumplidas y microbasurales ignorados

El vecindario del barrio La Sirena, en Florencio Varela,...