Cómo marchan las obras de los caminos rurales

El intendente de Varela supervisó las tareas para la rehabilitación de caminos rurales

El intendente de Florencio Varela, Andrés Watson, verificó esta mañana el progreso en las labores de estabilizado químico con terminación pétrea efectuadas sobre la calle 1628 desde su intersección con 1671 hasta el empalme con 1111 en el barrio La Carolina 8.

“Una intervención de gran magnitud debido a su extensión total: 4.8 kilómetros en una arteria vehicular indispensable para la movilidad por la zona e incrementar la conectividad del entramado vial”, describió el Mandatario Comunal quien también subrayó la articulación con el gobierno bonaerense comandado por Axel Kicillof para “materializar acciones concretas que mejoraron la calidad de vida a la ciudadanía”.

Los trabajos fueron incluidos en un proyecto financiado con recursos provenientes del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires tras la firma del convenio correspondiente por parte de la máxima autoridad distrital en abril de 2021. De ese modo, formalizó una “inversión estratégica en el cordón agrícola del partido para potenciar cuestiones de logística, transporte, accesibilidad a instituciones”.

“La planificación resultó indispensable para programar estas tareas en lugares clave y crear corredores alternativos. En este caso, una salida que unió La Capilla con la plaza central de Ingeniero Allan mediante 48 cuadras completamente renovadas”, explicó la primera figura en la Intendencia.

El director de Pavimentos e Hidráulica municipal -Gustavo Paz- precisó que “realizaron un tratamiento sobre el suelo en una traza de tierra para su mejor transitabilidad: rompimiento, regado con el químico, conformación de la nueva calzada con un aporte de piedra para perdurar en el tiempo”. “Ejecutaron zanjeo, cruce de calles, colocación de caños, ampliación de alcantarillas más saneamiento. Emplearon motoniveladora, tanque regador, palas retroexcavadoras más rodillo compactador”, especificó. 

Ramona Itatí de Olivera, residente desde hace 6 años, remarcó “el importante avance en un punto donde había anegamientos y el agua alcanzaba la altura de las rodillas. Luego, quedaba el barro, lo que hacía también dificultoso llevar a los chicos a la escuela”. “Nos pusimos más contentos porque dialogamos con el Intendente sobre la instalación de luminarias”, sumó.

La vecina radicada desde hace dos décadas, María Román, compartió su “alegría dado que antes no ingresaba casi ningún vehículo. Cuando noté la presencia de maquinarias, sentí satisfacción. Fue un beneficio en todo sentido”. “Contemplaron las necesidades de productores, comerciantes, actores de la comunidad educativa”, sostuvo.

Estuvo presente el secretario de Obras, Servicios Públicos, Ambiente y Planificación Urbana, Diego Trejo.