Connect with us

Contenido Patrocinado

10 paseos en Río de Janeiro que no te puedes perder

Published

on

Fabián, Carolina, Gustavo, Valeria, Sandra y José acaban de llegar desde Buenos Aires a Río de Janeiro. Dejaron sus valijas en el departamento que alquilaron a unos metros de Copacabana y en un carrito de la playa beben una caipiriña, mientras la noche se desplaza por la ciudad maravillosa. Río es una ciudad para visitarla tanto en grupo de amigos, en pareja o directamente solos.

Este grupo de amigos eligió Copacabana por consejo de otros que ya habían visitado la zona y aseguraron que es el epicentro para comenzar el Tours en Rio de Janeiro. La mayor parte del turismo se mueve en torno a esos barrios.

El Cristo Redentor:
Imposible que no forme parte de la recorrida. Es casi una cita obligada para el turismo. Llegar a la cima es más fácil de lo que se cree y se puede hacer completamente por cuenta propia o contratar unas vans que salen cada 15 ó 20 minutos y suelen estar en precio.

Si lo queremos hacer completamente por nuestra cuenta, debemos tomarnos el metro desde la zona sur hacia el centro, o bien hacerlo en bus. Debemos dirigirnos al barrio de Cosme Velho, donde compraremos los ingresos y el pasaje en el particular «Trem do Corcovado». También se puede hacer caminando.

Las Vans salen cada 15 o 20 minutos, o a medida que se van llenando de gente. El viaje dura aproximadamente 30 minutos hasta la cima del Morro do Corcovado.

Una vez llegado, se hace fila para que te reciban los ingresos, y tendremos que ir subiendo escaleras hasta llegar al punto culmen y más esperado de la visita. Desde el mirador tendremos una de las vistas más lindas de toda la ciudad. Solo disputado por la visión que se obtiene desde el Pan de Azúcar.

No hay un tiempo máximo para quedarnos. Incluso hay restaurantes donde podremos almorzar o tomar algún refresco. Tomarnos la particular fotos de brazos abiertos imitando al Cristo, por momentos puede ser una misión imposible, pero con un poco de paciencia se logra.

En el momento que quisiéramos volver hacia la zona sur, se desciende hacia donde están las Vans, y al igual que en la ida, cuando se llenan salen rumbo a la Plaza de donde salen.

El Estadio Maracaná
Sin lugar a dudas un emblema del fútbol a nivel mundial. Se puede llegar al estadio de forma muy fácil, a través del metro. El mismo te deja bien en frente. La visita cuesta alrededor de los 20 Reales y apenas entras te dan unos folletos donde te muestran el orden para visitar cada lugar. En todo momento hay personas capacitadas que te van guiando y te hablan en tu idioma. Para ir subiendo los diferentes pisos del estadio, se hace a través de un ascensor.

La Catedral de Río de Janeiro:
El Papa Francisco celebró el oficio religioso en su visita a Brasil, uno de los mayores países católicos del mundo. Su estilo se diferencia y mucho de las habituales catedrales católicas del mundo. Su particular forma cónica la hace tan llamativa como extravagante. Lo cierto es que al ingresar en ella te va a dejar con la boca abierta.

Tiene una capacidad para 20 mil personas paradas y 5000 sentadas. En el centro del techo se forma una cruz de vitro, que desciende en cada una de las cuatro partes que forman la cruz hasta el piso. El ingreso es libre y gratuito y se puede llegar de manera fácil en metro, ya que está ubicada en el centro de la ciudad.

Los Arcos de Lapa
Música, tragos, buen pasar. A pocos metros de la Catedral se encuentran los Arcos de Lapa. Fueron construidos como canal, para transportar el agua hacia la zona del centro de la ciudad. Hoy en día solo son un atractivo más, y parte de la historia del Río antiguo. Muchos de los bares y discotecas más reconocidos se encuentran en esta zona. Las noches de los fines de semanas, son copadas por miles de jóvenes que vienen a divertirse a este barrio.

La escalera de Selaron:
Celaron era un artista chileno y viajero del mundo. En sus tantos viajes alrededor del globo, fue juntando diferentes tipos de azulejos que luego usaría para ir decorando esta escalera, que luego bautizaría con su nombre.

En los escalones podemos encontrar azulejos de todas partes del mundo. Incluso él la llamaba una obra viviente porque a menudo iba cambiando de lugar las partes de la escalera. Por eso si, como a Andrea te gusta el arte y todo lo creativo, esta es otra de las cosas que ver y que hacer en Río de Janeiro que no te deberías perder.

Ilha Fiscal:
Este es un lugar no tan conocido y poco popularizado de la ciudad de Río. En este lugar se dio el último gran baile del Brasil Imperial, ya que días después se proclamó República.

Hoy en día forma parte de la marina brasilera, quien es la encargada de brindar los paseos hasta este lugar. Además de visitas guiadas, se puede disfrutar de ricos desayunos y meriendas acompañados de una vista espectacular.

Fuerte de Copacabana:
Ingresar al fuerte es meterse en un mundo pasado. Conocer al custodio del ingreso a la Bahía de Guanabara, que fue el escenario de reuniones donde acabaron en golpes militares, y donde mantuvieron presos a presidentes.

Es una visita muy buena para conocer un poco más sobre la historia militar brasilera. En su interior hay un museo, con las diferentes vestimentas y armamentos utilizados época por época. También se puede acceder a las habitaciones donde dormían los internos, y a la sala de bombas. Lo más impresionante es subir, y apreciar la Bahía de Guanabara desde lo alto. Se puede apreciar toda la playa de Copacabana.

Las playas de la zona sur de Río de Janeiro
Por supuesto entre las cosas que ver y que hacer en Río de Janeiro las playas no pueden faltar. Las más famosas de la zona sur son Copacabana e Ipanema. Cada una tiene sus atractivos y sus diferencias. Ipanema es conocida por lanzar movimientos culturales. Cada cierta cantidad de metros se encuentran los puestos de los bañeros. Esa es la forma en la que la gente se ubica y diferencia las distintas partes de la Playa. En el puesto 9 de Ipanema es donde más gente se reúne. Hasta el público GSL tiene su puesto y punto de reunión.

Algo magnifico que hacer en Río de Janeiro es ver el atardecer en el Arpoador. Cientos de personas se reúnen para ver caer el sol entre el morro Dois irmaos. La continuación de esta playa es la de Leblon, donde se encuentran muchos departamentos de famosos.

La playa de Copacabana es una de las más conocidas a nivel mundial. Es una playa más deportiva, donde hay canchas de Vóley, futbol y es muy común ver torneos durante los fines de semana. Sobre la vereda se encuentran muchos bares y restaurantes que funcionan muy bien todo el día. En la noche es muy común ver músicos tocando ritmos populares brasileros.

Pan de azúcar
Sin lugar a dudas es otra de las visitas obligadas y símbolo de miles de postales cariocas. Disputa, como dije antes, la mejor vista de la ciudad con el Cristo Redentor. Para llegar a la cima se hace en dos trechos. Siempre a bordo de la cabina del llamado “Bondinho”, que es una cápsula movida por cables.

En el primer morro donde se para, hay muchas tiendas para comprar suvenires, y restaurantes para pasar el día.

Parque Lage
Esta es otra de las cosas que hacer en Río de Janeiro. Es un sitio muy tranquilo, para pasar una tarde al aire libre olvidándonos de los ruidos de la ciudad. Ubicado en el pie del Morro del Corcovado, el parque es un atractivo poco conocido por los turistas, pero muy visitado por los locales.

Yo recomiendo visitarlo si vamos a estar por lo menos 15 días en la ciudad. Esto no quiere decir que no sea lindo, sino todo lo contrario. Si tenemos apenas 7 días, es mejor visitar los puntos más famosos de Río y dejar lugares como este como un plus.

Tendencia

Copyright © 2020 InfoSur Diario. Estamos cerca, informamos mejor.
Aviso Legal | Propietario: SURMEDIOS S.A Redacción y administración: Pedro Bourel 2591 Dto. 5, Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires (1888)
Director: José D. Cáceres Teléfono: (+54 11) 2093 7927 | diarioinfosur@gmail.com