Macabro hallazgo en Varela: lo que ocultaban las plantas

Date:

En una mañana que parecía normal en Florencio Varela, el destino tenía preparada una tremenda sorpresa que sacudiría hasta los cimientos de la comunidad. La intersección de las calles Alem y Granaderos se convirtió en el escenario de un macabro descubrimiento que ningún vecino olvidará jamás.

Todo comenzó con una llamada. Voces temblorosas alertaron a las autoridades sobre una bolsa de nylon que llevaba horas bajo unas plantas, inmóvil, como si guardara un secreto terrible. Nadie imaginaba la cruel verdad que encerraba.

Al llegar al lugar, el personal policial se encontró frente a una escena que helaría la sangre hasta del más curtido de los oficiales. Dentro de aquella bolsa, tratada como un simple residuo, yacía el cuerpo sin vida de un bebé neonatal. El cordón umbilical aún presente contaba una historia silenciosa de una vida que apenas comenzó.

El Dr. Parodi, a cargo del SAME 18, tuvo la pesada tarea de confirmar lo que todos temían: el óbito de una pequeña que nunca tuvo la oportunidad de conocer el mundo más allá de esa bolsa de plástico.

Los vecinos, conmocionados, no podían creer lo que sucedería en su barrio. «¿Cómo es posible que alguien haga algo así?», se preguntaba María, una residente de toda la vida en la zona, con lágrimas en los ojos. «Es como si hubiéramos fallado como sociedad», agregaba otro vecino, incapaz de encontrar palabras para describir el horror.

El macabro hallazgo y el escenario del horror

La UFIYJ 6 de Florencio Varela tomó cartas en el asunto de inmediato. Mientras la policía, al mando del Comisario Perdiguero, se abocaba a la escena, se iniciaba un exhaustivo relevamiento de centros de salud y asistenciales. La pregunta en la mente de todos: ¿quién era la madre de este bebé y qué circunstancias la llevaron a tomar tan desgarradora decisión?

Mientras la investigación avanza y la pequeña es trasladada a la morgue judicial para los peritajes correspondientes, Florencio Varela queda sumida en un silencio ensordecedor. Un silencio que grita por justicia, por comprensión y por un cambio profundo en nuestra sociedad.

Compartir artículo

Suscribirte

Popular

Te puede interesar
Relacionado

Caso Paula Martínez: “Ahora que liberen a todos porque son inocentes”

Romina Gómez, esposa de Diego Domínguez; Verónica Godoy, madre...

Se pudrió todo: alimentos podridos en galpones de organizaciones sociales de Varela

La justicia allanó a varios comedores y merenderos pertenecientes...

Violento asalto a metros de un puesto policial dejó un herido grave

En la madrugada de hoy, un violento episodio sacudió...

¡Indignación en La Sirena! Vecinos denuncian 14 años de promesas incumplidas y microbasurales ignorados

El vecindario del barrio La Sirena, en Florencio Varela,...