Abuelas aterrorizadas por violentos encapuchados en Varela

Date:

En una noche que prometía ser tranquila en la calle Mármol de Florencio Varela, el silencio se vio interrumpido por un escalofriante episodio que dejó a dos octogenarias viviendo su peor pesadilla. R. de 84 años, y A. M. de 74, se convirtieron en las víctimas más recientes de una ola de robos que tiene en vilo al barrio y protagonizado por violentos encapuchados.

El reloj marcaba las 23:30 cuando el 911 recibió la llamada desesperada. «Robo en finca consumado», rezaba la alerta que movilizó a las unidades policiales hacia la calle Mármol. Lo que los oficiales encontraron al llegar fue una escena que helaba la sangre.

R. con la voz entrecortada y las manos temblorosas, narró cómo su descanso se convirtió en una pesadilla viviente. «Estaba en mi cama cuando de repente apareció. Eran cuatro hombres, todos encapuchados. Entraron por la ventana lateral como si fueran sombras», relató la anciana, mientras los policías tomaban nota de cada detalle.

Los delincuentes, descritos como «fantasmas negros» por la aterrorizada víctima, no se conformaron con el dinero que encontraron. En un acto de crueldad que añadía sal a la herida, se llevaron las dos alianzas de la mujer, símbolos de una vida compartida y recuerdos ahora manchados por el miedo.

Pero la noche de terror no terminó allí. Como si se tratara de una película de terror, los mismos criminales decidieron que una víctima no era suficiente. Cruzaron a la vivienda contigua, donde A. M. se convertiría en el segundo blanco de su raid delictivo.

Con una precisión que sugiere experiencia en estos actos viles, los ladrones violentaron una reja trasera para acceder a la vivienda de A. M. La mujer de 74 años, aún en shock, solo pudo confirmar que le habían robado «dinero a determinar», dejando entrever que el botón podría ser mayor de lo inicialmente estimado.

Los encapuchados atacaron de nuevo

Este doble asalto dejó a la comunidad en estado de alerta máxima. Los vecinos se preguntan: «¿Quién será el próximo?» La policía, por su parte, dice haber intensificado los patrullajes en la zona, pero el fantasma del miedo ya se instaló en cada hogar de la calle Mármol.

Cerraduras reforzadas, alarmas y cámaras de vigilancia se convirtieron en la nueva normalidad para quienes buscan dormir tranquilos.

Mientras tanto, las víctimas intentan recuperarse del trauma vivido. Sus historias son un recordatorio cruel de la vulnerabilidad de nuestros adultos mayores y un grito de auxilio a una sociedad que parece haberlos olvidado.

La investigación continúa y la comunidad espera respuestas. ¿Lograrán las autoridades dar con estos «fantasmas» que aterrorizan a Mármol? Solo el tiempo lo dirá, pero por ahora, el miedo ha encontrado un nuevo hogar en este antes tranquilo rincón del barrio.

Compartir artículo

Suscribirte

Popular

Te puede interesar
Relacionado

Caso Paula Martínez: “Ahora que liberen a todos porque son inocentes”

Romina Gómez, esposa de Diego Domínguez; Verónica Godoy, madre...

Se pudrió todo: alimentos podridos en galpones de organizaciones sociales de Varela

La justicia allanó a varios comedores y merenderos pertenecientes...

Violento asalto a metros de un puesto policial dejó un herido grave

En la madrugada de hoy, un violento episodio sacudió...

¡Indignación en La Sirena! Vecinos denuncian 14 años de promesas incumplidas y microbasurales ignorados

El vecindario del barrio La Sirena, en Florencio Varela,...