¿Por qué no le creen al “Faraón”?

Los investigadores atan cabos sueltos para dilucidar el brutal robo al amigo de los Lanatta y Schilacci

Aunque en el documento de identidad figure que se llama Marcelo Alejandro Melnyk (37), nadie lo conoce por su nombre. En los distritos del Conurbano Sur todos lo ubican por “El Faraón”, aquel dueño de varias pizzerías en Berazategui que vive a un  costado de la Ruta 36 en Bosques. Amigo de los hermanos Lanatta y Schillacci, condenados por el triple crimen de los empresarios en la ruta de la efedrina y acusado de ser el colaborador en la cinematográfica fuga de éstos del penal de General Alvear y que mantuvo en vilo a la población entre diciembre del 2015 y enero del 2017.

Sentado frente al escribiente de la comisaría tercera de Florencio Varela, “El Faraón” denuncia el brutal robo que sufrió en su casa el domingo pasado. Aunque intenta convencer, sostiene que le llevaron la suma de diez mil pesos y unos videojuegos. Pero nadie les cree. ¿Por qué?
“Sabían lo que hacían, no fue un robo al voleo”, dice un investigador con acceso directo a la causa.  Al “Faraón” todos los consultados lo definen como un hombre de temer. Su casa, ubicada a la vera de la ruta 36, en la dirección que va de la Rotonda de Alpargatas al Cruce Varela, es prácticamente infranqueable. Aunque no en esta ocasión.

Según los informantes, los tres delincuentes que ingresaron a su casa el domingo a la madrugada tuvieron que cavar un pozo contra uno de los paredones. “Utilizaron la modalidad topo”, dijo el vocero. “Hay que saber hacerlo y que nadie te vea”, dice.

En efecto, según pudo constatar la policía, los tres delincuentes, que en todo momento actuaron con guantes y encapuchados, lograron ingresar a la propiedad con la «modalidad topo», es decir, cavando un túnel por debajo de uno de los paredones perimetrales de la propiedad.

Los delincuentes, que portaban armas de fuego, sorprendieron a Melnyk y a su mujer dentro de la casa, los ataron, amordazaron y amenazaron para que entreguen dinero y todos los objetos de valor.

Si bien algunas fuentes indicaron que la utilizaron para provocar quemaduras y otras no confirmaron las lesiones, los ladrones utilizaron una plancha para atormentar a la pareja.

«Estuvieron cuatro horas y revisaron toda la casa en búsqueda de valores», dijo un jefe policial.

La banda se llevó dinero en efectivo -la suma que trascendió es 10 mil pesos-, una consola de videojuegos PlayStation y dos teléfonos celulares y escapó del lugar por el mismo sitio por donde habían llegado.

El caso es investigado por la comisaría 3ra. de Florencio Varela, con jurisdicción en la zona, y la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de ese distrito.

Melnyk estuvo detenido casi un mes acusado de encubrimiento y luego como partícipe secundario de la evasión que el 27 de diciembre de 2015 protagonizaron del penal de General Alvear los hermanos Lanatta y su amigo Schillacci, condenados por el triple crimen de General Rodríguez.

«El Faraón» admitió en su indagatoria que sólo es amigo de Schillacci y que el día de la fuga, los tres prófugos se presentaron en su casaquinta -la misma del asalto-, para pedirle ayuda y un lugar seguro, pero sólo estuvo «cinco minutos» con ellos y no los ayudó porque estaba en medio del festejo del cumpleaños de su hija.

Actualmente, la causa está en trámite en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7, a cargo de la fiscal Virginia Bravo.

Los investigadores descreen que tamaño golpe comando fuera por 10 mil pesos y unos videojuegos. ¿Cuánta plata se llevaron? Es la respuesta que buscan los investigadores para desenmarañar esta madeja de misterio.