Edesur y el histórico reclamo de los gobiernos locales

Date:

(Por Esteban Echenique, especial para Infosur) La escaza eficiencia de Edesur para cumplir sus compromisos con la ciudadanía es una característica que arrastra prácticamente desde que se hizo cargo del servicio de distribución de energía en los hogares, en 1992. Y que, por supuesto, golpea de lleno en distritos como Florencio Varela, Quilmes y Berazategui.

Desde aquel entonces, los desencuentros con la ciudadanía que reside en su radio de concesión, fueron permanentes, con diferentes niveles de bronca y protestas, de acuerdo al impacto de cada corte y apagón.

Con un contrato que vence en 2087 y una situación que no mejora en cuanto a la calidad del servicio, los reclamos no se hicieron esperar.

Los municipios, cajas de resonancia de los reclamos por EDESUR

Y una de las cajas de resonancia donde se canalizaron las protestas fueron las intendencias, que detectan antes que los accionistas y gerentes europeos las consecuencias de la falta de inversiones suficientes para que se brinde una prestación continua de energía en cada hogar.

Tras la reactivación económica experimentada en el país en 2003, con expansión de la producción y el mercado interno, el cuadro se hizo más grave en la región.

La recuperación de la actividad puso en evidencia la falta de inversiones en el mantenimiento y modernización de la infraestructura, materializada en cortes y apagones ante lluvias, vientos y picos de ascenso y descenso de las temperaturas.

Las primeras voces contra la deficiente prestación del servicio

La precariedad del sistema de distribución de energía en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires y en los municipios del sur y sudeste de la zona metropolitana fue centro de los encuentros que se propiciaban en la Federación Argentina de Municipios (FAM) donde se articulaban diagnósticos y acciones con el ministerio de Planificación e Infraestructura, a cargo por entonces de Julio De Vido.

 Desde allí comenzaron a levantarse las primeras voces que reclamaron la estatización del servicio público o, al menos, el fin de la concesión de la empresa a cargo.

Luego de los análisis de la situación, fueron, entre otros, los intendentes Julio Pereyra –presidente de la FAM-, Juan José Mussi, Fernando Espinoza, Jorge Ferraresi y Francisco Gutierrez, quienes actuaron a favor de las comunidades que representan.

EDESUR
Postes caídos, una constante del servicio de Edesur.

También formaban parte de la labor Jefes Comunales de la región a cargo de Edenor, como Alberto Descalzo y Mariano West.

El grupo de intendentes hizo una fuerte demanda el 19 de diciembre de 2013 cuando intimaron a que las empresas «den una respuesta inmediata» a las penurias de la población y una vez más exigieron “»la necesidad de resolver rápidamente los problemas que padecen los vecinos, y les brinden las explicaciones que, de manera irresponsable, aún no han sabido brindar a muchos de sus usuarios ante los cortes de energía».

En ese marco, se unieron a las expresiones que horas antes había hecho el Jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich: “si no son capaces de prestar el servicio como corresponde entonces el Estado está dispuesto a prestar el servicio de forma directa».

El día en que Pereyra les dijo de todo en la cara al gerente de EDESUR

Cinco días antes, en Florencio Varela, en una durísima reunión, el presidente de la FAM recriminó de manera vehemente a los representantes de Edesur, porque le habían brindado un cuadro de situación muy diferente al que vivían sus vecinos. “La estructura de Edesur es lamentable, no están organizados y eso habla de una ineptitud para encarar el trabajo que les corresponde”, sostuvo en la ocasión, ante los representantes que se retiraron cabizbajos y encogidos de hombros.

En sus redes, luego publicó: “es necesario que salgamos de esta coyuntura en la que todo se arregla a medias, exigiendo las inversiones que correspondan. Saben que desde el Municipio aportamos grupos electrógenos para salir del paso, pero el tema va más allá”. “No alcanzan nunca los grupos electrógenos para todos los pozos de agua y centros de salud y hogares que necesitan la energía. Ellos no han invertido, y tienen que invertir”. “La experiencia nos ha demostrado que las prestatarias no tienen un plan de contingencia ni tampoco un plan de inversión”.

Un largo camino judicial

Desde cuatro años antes, tanto en Florencio Varela, como en Berazategui, los intendentes concurrieron a los estrados judiciales por los estragos generados por Edesur, que con la falta de inversiones, perjudica también los sistemas de agua potable, cloacas, productivos y de seguridad. Todos los fallos fueron favorables a los vecinos, a través de los reclamos de los Jefes comunales.

“Desde el 2014 Berazategui mantiene una lucha judicial incansable contra Edesur que no vamos a detener porque su servicio es una verdadera vergüenza”, recordó Mussi, el último fin de semana.

Luego, el histórico dirigente, remató: “Pedimos además que se suspenda la concesión del servicio a Edesur”.

En tanto, en Varela, tras las presentaciones realizadas por el intendente Andrés Watson, esta mañana el Concejo Deliberante, por unanimidad, declaró la emergencia energética en el distrito.

Compartir artículo

Suscribirte

Popular

Te puede interesar
Relacionado

Denuncian a vecina de Ranelagh por presuntas estafas a vecinos de barrios privados de Berazategui

Una vecina de la localidad de Ranelagh fue denunciada...

Las historias detrás del merendero que lucha contra el hambre en Pico de Oro

Cuatro madres valientes reabren un espacio vital en medio...

La Iglesia Católica local criticó la Ley Bases de Milei

En una contundente declaración, la Iglesia Católica de Quilmes,...

Olla popular y rechazo a Ley Bases en Varela

En una jornada marcada por la movilización popular y...