Qué hacer con “la última cama”

El protocolo fue enviado a los hospitales de la zona desde

la Región Sanitaria VI y fija cómo seguir en caso de colapso en salud

  1. En Florencio Varela, en esta semana se registraron 53 fallecidos, la cifra más alta en lo que va de la pandemia.
  2. En total, hasta el miércoles pasado, 753 varelenses habían pasado a engrosar la triste lista de fallecidos por COVID.
  3. Mientras que los contagiados ascendían a 31.775 hasta el miércoles último.

Florencio Varela tuvo una semana intensa de contagios y muertes por coronavirus. En estos últimos siete días, del miércoles 21 al 28, se registraron 53 fallecidos, la cifra más alta en lo que va de la pandemia, como en el resto el Área Metropolitana. En total, hasta el miércoles pasado, 753 varelenses habían pasado a engrosar la triste lista de fallecidos por covid, mientras que los contagiados ascendían a 31.775.

Los datos van en consonancia con el resto del país. El promedio diario de personas fallecidas en la Argentina por coronavirus subió esta semana 86 por ciento respecto de la anterior, al pasar de 220 a 410 muertes; en tanto, los nuevos contagios superaron la media de 22.000, cifra que no aumentó en relación a siete días atrás, pero «se estabilizó en un número muy alto» e insuficiente para alejar el peligro de colapso del sistema de salud, advirtieron especialistas.

«El promedio de fallecimiento que vemos esta semana de 410 muertes comparado con los 220 que eran el promedio del 21 de abril representa un crecimiento del 86 por ciento, que es muchísimo, pero que es lógico por la gran cantidad de casos que tuvimos a principios de mes», explicó la docente e investigadora Soledad Retamar.

Contagios y ocupación de camas por coronavirus

Según explicó la médica intensivista Carina Balasini, «el promedio entre que las personas ingresan al centro de salud y fallecen es de 15 días; los que sobreviven pueden estar entre uno y dos meses en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), más un mes de recuperación en sala».

«Es decir que, por ejemplo, hoy estamos dando de alta a los pacientes que ingresaron en enero», abundó Balasini, integrante de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Este dato es clave a la hora de pensar la cantidad de casos diarios y que la curva se amesete en un número «alto» de nuevos contagios reportados.

En ese panorama la capacidad de respuesta del sistema de salud puede ser tensionada por la llegada masiva de pacientes que soliciten atención médica.

La Región Sanitaria VI distribuyó el protocolo de «la última cama»

Ante este escenario, la Región Sanitaria VI, que abarca a los partidos del sur del conurbano bonaerense, siendo una de las más populosas de la provincia, distribuyó un protocolo que denominó “guías orientativas en el enfoque ético para la asignación de recursos en situación de crisis durante la pandemia COVID 19”. Por eso, en los últimos días, en el territorio bonaerense ya comenzaron a activar el llamado “protocolo de última cama” para definir cómo actuar ante la emergencia y la falta de plazas. Todavía no se llegó al límite ni hubo casos concretos que trascendieran, pero tanto en el sector público como en el sector privado quieren estar preparados.

El Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela, el Evita Pueblo de Berazategui y el Iriarte de Quilmes, entre otros, ya tienen el “El protocolo de última cama” y aunque si bien existe desde hace tiempo en todos lados, hasta hace poco, no había sido necesario hacerlo circular, pero ante la situación que es más compleja y más grave, hay que empezar a instalarlo porque además los médicos tienen que conocerlo desde antes. No es que pueden averiguar en el momento en que tienen que decidir. Tienen que saber desde antes lo que tienen que hacer”, dijo el jefe de gabinete de la provincia en declaraciones periodísticas.

Comité de Bioética Clínica en los hospitales de la zona

De acuerdo a la información que brindaron a este diario desde el ministerio de Salud de la provincia, no existe una regulación sobre el tema y la decisión queda en manos de los Comités de Bioética Clínica que se pusieron en funcionamiento en los hospitales bonaerenses a partir de una resolución que firmó el ministro de Salud Daniel Gollán en mayo de 2020. Según explican en la Dirección de Investigación y Cooperación Técnica del ministerio, se trata de equipos interdisciplinarios que asesoran a las instituciones de salud en los casos que generen dilemas éticos y pueden estar conformados por representantes religiosos o de la comunidad. Además, existen las recomendaciones del Comité de Ética y Derechos Humanos en Pandemia COVID-19, un organismo de especialistas de distintas áreas que fue creado por Ginés González García en junio pasado.

Puntos centrales del protocolo para la Región Sanitaria VI

 En situación de crisis el procedimiento “el que primero llega, primero accede”

no es éticamente aplicable.

 Las discapacidades preexistentes no deben ser utilizadas como criterio de no acceso.

 La edad como criterio único no es aceptable y nunca debe ser antepuesto al criterio clínico.

 El criterio clínico se define a partir de la posibilidad de recuperación al estado de salud preexistente (pronóstico).

 Las decisiones de asignación no deberán estar basadas en conceptos de “valor social” lo que conlleva una seria discriminación.

 En situaciones extremas en las que la expectativa de evolución clínica y pronóstico, así como las demás condiciones son de absoluta paridad, la única opción éticamente aceptable es la aleatoria.

 Las personas con enfermedades en estado de terminalidad o que su estado indique imposibilidad de restablecimiento de su salud, en las que los tratamiento intensivos se consideran fútiles, no deben ser consideradas para la admisión.

 El/la paciente que no acceda al recurso debe recibir una atención alternativa adecuada que resguarde su dignidad y minimice su sufrimiento, para lo cual resulta fundamental contar con un equipo de cuidados paliativos.

 Las decisiones de asignación deberán ser realizadas en una instancia de triage en la cual el personal a cargo debe estar altamente calificado y en ningún caso deberá ser el mismo que llevará a cabo la atención.

 Ante situaciones de divergencia en el equipo tratante o entre el equipo tratante y el equipo de triage es recomendable la consulta con la comisión expedita de bioética.

 Debe considerarse discriminación positiva (acceso prioritario) en caso de trabajadores considerados en el rubro tareas esenciales en general y a los trabajadores de la salud en particular. Tanto por razones vinculadas a constituir

un recurso crítico en salud pública y de manera fundamental por los principios de solidaridad, justicia y equidad expresados en términos de justicia conmutativa o reciprocidad.

 Las presentes guías, como ya fuera expresado, sólo serán de aplicación por el personal responsable de la atención, en la grave crisis actual del sistema de salud, comprendiendo que están dirigidas a todas las situaciones de asignación de recursos, cualesquiera sea la patología que afecte a las personas involucradas y no con exclusividad a pacientes afectados de COVID-19.

 Los Comités de Crisis deberían mantener fluido contacto con los Comités de Bioética de los diferentes centros de atención, para trabajar coordinadamente y anticiparse, en la medida de lo posible, a la solución de conflictos éticos que pudieran surgir en el curso de la actual pandemia.