Angelici blinda la Bombonera con barras para que no canten contra Macri

Angelici blinda la Bombonera con barras para que no canten contra Macri

Compartir

El nexo entre barras, dirigentes y políticos es ya como un secreto a voces, nadie lo dice pero todos lo saben.

Mauricio Macri, quien presidiera el Club Boca Junior entre los años 1995 y 2008, responsabilizó en el debate del domingo pasado al gobierno anterior de este nexo “barra-poder”. Sin embargo un reciente informe periodístico de Alta Data, programa de investigación, dejó al descubierto los vínculos del actual presidente argentino con los barras: Las agresiones a hinchas de Chacarita en 1999, durante la gestión del actual jefe de Estado; las comunicaciones telefónicas de Rafael Di Zeo (jefe de la barra brava de Boca) ostentando sus vínculos con Daniel Angelici (heredero de Macri en ese mismo club); e incluso las llamadas que el mismo líder barra brava recibía tiempo atrás del fiscal Carlos Stornelli, cuando este oficiaba de jefe de Seguridad del club de la Ribera, son algunos de los ejemplos que demuestran los estrechos lazos de Macri con los barras.

Justamente este martes, fuentes confiables del Club Boca Juniors encendieron el alarma frente a un operativo “blindaje” de las autoridades para evitar que plateìstas y simpatizantes entonen el famoso cantito contra Mauricio Macri en el partido de la semifinal de la Copa Libertadores contra su eterno rival River Plate. El que intento hacerlo se podría enfrentar con lo màs pesado de “La 12”

A decir verdad, lo que sostienen los informantes, altamente confiables, es que se dispuso un operativo que libera todo los sectores del Estadio para evitar cualquier alusión al Presidente frente a la elección del próximo domingo.

De esta manera, los referentes de “La 12” tendrán el “trabajo” de acallar cualquier protesta.

Esto ya ocurrió en un partido anterior, después de la derrota ante Racing por la Superliga, el partido previo a la vuelta de la semifinal de este martes ante River por la Copa Libertadores, La Bombonera se convirtió en una caldera. Los hinchas estallaron de bronca y apuntaron hacia el palco presidencial, donde se ubica Daniel Angelici, arriba de la platea baja. Allí estaba Carlos Aguas, el secretario general del club, quien insultó a los socios, los invitó a pelear y hasta llegó a escupir a otro. Aguas ocupa el cargo que dejó vacante Christian Gribaudo, abocado a la campaña electoral, ya que es el candidato de Angelici (y del oficialismo) en las elecciones de diciembre. La escena, en rigor, recrea un estado de situación en Boca.

Según testimonios de socios, Aguas increpó a los hinchas que se retiraban minutos antes de la finalización del partido ante Racing y, desde arriba, los apuntó con un dedo. “¿Qué sobrás, qué te reís?”, le devolvieron desde abajo. Los hinchas que habitualmente van a la platea baja recordaron un episodio reciente: el 17 de febrero pasado, ante Lanús, un grupo de barras de La Doce intervino en la zona cuando cantaban en contra de la gestión de Angelici. La barra brava, apoyada por el oficialismo, acudió para silenciar los cantos. Este viernes no sucedió lo mismo, pero Aguas, a la vez presidente de la agrupación Boca es Boca, agredió a los dueños del club: los socios.

Compartir

No hay comentarios