Un punto clave para el Varela Recicla

Consolidar el hábito de separar los residuos en origen y así llegar al reciclaje es un punto clave para el cuidado del Medio Ambiente.

El reciclaje es la tercera categoría de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. De acuerdo con este criterio, luego de reducir el consumo y, en consecuencia, los desechos y dar un nuevo uso a un viejo objeto, el reciclaje permite transformar materiales usados en materias primas para crear nuevos objetos.

Varela recicla

Los datos duros sostienen que en Argentina diariamente se producen 50.000 toneladas de residuos y que los municipios invierten entre el 10% y el 40% de sus presupuestos para gestionarlos.

En tanto, el 20% de los residuos son desechos sólidos urbanos generados por el consumo de envases, sólo el 9% termina en circuitos de reciclaje.

En ese sentido, los puntos de recolección se transforman en otro aspecto imprescindible en el camino de programas como el Varela Recicla que en las últimas horas dispuso un nuevo punto para depositar residuos y, en consecuencia, comenzar a rodar la economía circular.

En efecto, el mandatario comunal de Florencio Varela, Andrés Watson, supervisó en la Plaza San Juan Bautista la habilitación de un nuevo sitio fijo para contribuir a la separación en origen de desechos mediante una administración eficiente destinada a reducirlos, reutilizarlos y fomentar una economía circular.

El Intendente destacó la presencia de alumnos y alumnas porque “todos desempeñamos una función en contribuir al cuidado de nuestro ecosistema, no solo para las actuales generaciones sino también para las futuras”. “Representó una responsabilidad tanto cívica, ambiental como sanitaria proyectar las cualidades de un planeta con condiciones adecuadas a la posteridad”, añadió.

Asimismo, explicó el propósito de “garantizar la proximidad: tener al alcance la oportunidad de reciclar” en el contexto de abordaje integral desde la gestión a través de la articulación entre diversos sectores que involucró a los recolectores informales, las empresas, entidades, entre otros. “Un compromiso entre todos y todas”, concluyó.

La secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable -Beatriz Domingorena- manifestó: “Esta iniciativa constituyó una gran apuesta de nuestro Municipio”. Además, remarcó la “decisión de Andrés Watson para brindar esta posibilidad”.

TRANSFORMACIÓN

Isabel -docente en la Escuela Media Nº8- subrayó “el trabajo iniciado con los más chiquitos: pintamos algunos cestos para el año próximo separar mucho más la basura, el papel y el plástico”. En este sentido, contempló la posibilidad de crear otras propuestas con la premisa de “aliviar el volumen de residuos generado durante la merienda”.

Ezequiel -vecino- compartió los hábitos implementados con su hermano: “Decidimos juntar latas para proteger a la Tierra y divertirnos en simultáneo. En cada salida, reunimos tapitas, diarios. De ello, derivó la realización de artesanías”. “Siempre encontramos personas que brindaron sus ideas sobre emprender otras tareas, como colorear tachos de pintura y convertirlos en macetas”, agregó el joven.

Alejandra -miembro del “Voluntariado Ambiental”- habló de “generar conciencia en los vecinos, conversar e intercambiar estrategias”. También, participaron en talleres con fines pedagógicos porque “los niños fueron los primeros en aprender; luego, multiplicaron el contenido con un mensaje que difundieron con su familia”.