Connect with us

Policiales

Lautaro y Lucas: las sombras de la maldita policía y las huellas de la masacre de Varela

Published

on

Lucas

Mientras el gobernador Axel Kicillof le señalaba a Infosur que la situación de los jóvenes de Florencio Varela Lautaro Morello, asesinado de manera brutal y su cuerpo arrojado en un descampado semicalcinado, y la desaparición de Lucas Escalante, cuyo auto apareció incendiado, es un “tema judicial y no policial”, todo apunta a una trama en la que está envuelta la Policía Bonaerense. Lo peor de ella.

Romina Escalante, hermana de Lucas, confirmó a Infosur que su hermano le había señalado una comunicación telefónica entre él y el comisario mayor cuyo hijo se encuentra detenido junto a un sobrino, un tiempo atrás y para “resolver” un tema de tránsito con su auto. Ocurrió unos meses atrás, cuando el ahora detenido entabló un diálogo por Instagram.

 “El nos había comentado que el comisario lo llamó para resolver eso”, señaló Romina al ser consultada por Infosur mientras realizaba junto a su familia y la de Lautaro una convocatoria abierta para movilización y acampe en las puertas de la fiscalía.

En tanto, la madre de Lautaro Morello, el joven que había desaparecido junto a un amigo y fue hallado asesinado y calcinado en Guernica, aseguró, tras una reunión con la fiscal de la causa, que “no se sabe nada”, reclamó que una fuerza de seguridad federal investigue la muerte de su hijo y criticó a la funcionaria judicial por estar “encaprichada” con mantener a la policía bonaerense en la pesquisa.

Se trata de Estefanía Morello, quien confirmó que tuvieron tanto ella como la familia del otro chico aún desaparecido, Lucas Escalante (26), una reunión con la fiscal de Florencio Varela Mariana Dongiovanni.

“Por ahora no se sabe nada”, dijo la madre de Lautaro (18), sobre los avances en la investigación.

“Yo no quiero hablar más. Si fuera por mí, me mataría ahora. No puedo seguir viviendo con tanto dolor, a mí me sacaron a mi bebé. Y tengo que estar dependiendo de una fiscal que está encaprichada con que la causa la siga la Policía de la provincia de Buenos Aires”, afirmó.

La mujer contó que ella está pidiendo que “aparten a la policía bonaerense porque están implicados”.

“Yo quiero que otra fuerza se haga cargo de la causa. Yo quiero que Policía Federal, Gendarmería u otra fuerza investigue la muerte de mi hijo”, reclamó la mujer, quien comentó que se puso en contacto con la asociación Madres del Dolor y que también tuvo una reunión con autoridades del Ministerio de Seguridad de la Nación.

“A mí me sacaron a un nene, mi hijo no era un delincuente, no era nada. Era un nene criado con amor. No tengo por qué estar pasando por todo esto”, comentó.

Y agregó: “Lo quemaron como si fuera una basura. ¿No tengo demasiado sufrimiento para que esta maldita fiscal todavía siga empecinada en que la policía bonaerense continúe con la investigación? Yo quiero justicia. Mi hijo no se merecía morir de la forma en que se murió”.

Por otra parte, los investigadores del crimen Lautaro y de la búsqueda de Lucas, creen que los dos imputados detenidos por el caso le ofrecieron vales de nafta gratuitos como método para atraer a las víctimas, a partir de una serie de audios incorporados a la causa, informaron hoy fuentes de la investigación.

La hipótesis surgió por unos archivos de audio de la aplicación WhatsApp que fueron aportados al expediente por un amigo de Lucas, y que corresponden a un intercambio de mensajes que tuvieron antes de su desaparición y la de Lautaro.

En esos audios -a los que accedió Infosur-, Lucas le preguntaba a un amigo suyo si iba a estar en su casa, porque debía ir a buscar unos «vales de nafta» a lo de un conocido que vive cerca suyo, y que, de acuerdo a lo que surgió posteriormente de la investigación, era la casaquinta de Cristian Centurión, hijo de un comisario mayor de la policía bonaerense, uno de los dos detenidos en la causa.

Los investigadores creen que esos vales de nafta mencionados por Lucas podrían corresponder a los que suele tener la policía bonaerense para cargar combustible en sus móviles y que en este caso -hay uno por 1.500 pesos secuestrado en esta causa-, podrían estar a disposición de los imputados Cristian y Maximiliano Centurión, por su relación de parentesco -hijo y sobrino respectivamente-, con un comisario mayor del área de Drogas Ilícitas de Quilmes.

«Los vales de nafta pudieron ser el anzuelo, la carnada que emplearon para convencer a Lucas de que vaya a su encuentro. Ahora estamos investigando a cambio de qué ofrecían esos vales», dijo un jefe policial que participa de la pesquisa.

Los investigadores saben que antes de ir a ese encuentro, Lucas pasó a buscar a Lautaro en su automóvil BMW y que luego el auto fue captado por una cámara en las inmediaciones de la vivienda del hijo del comisario, y un testigo declaró haber visto a las víctimas preguntando por esa quinta, ubicada en la localidad de La Capilla, partido de Florencio Varela.

A su vez, los últimos registros de las comunicaciones de Escalante coinciden en el día y el horario con la zona del domicilio de Cristian Centurión, según establecieron los pesquisas.

La familia de Escalante acampa frente a la fiscalía de Florencio Varela que está a cargo del caso y que tiene como titular a la fiscal Mariana Dongiovanni, la misma que tuvo un tiempo la causa de la Masacre de Florencio Varela hasta que se la pasó al fiscal de menores.

Tendencia