Solo el pueblo salvará al Pueblo, es el grito de lucha que...

Solo el pueblo salvará al Pueblo, es el grito de lucha que escuchamos desde abajo….

Compartir

Por Walter J. Merkis * y Facundo L. Romero **

La Patria vive momentos de decisiones importantes, lxs dirigentxs Sindicales que revalorizamos la política sindical como herramienta de transformación, sabemos que no existe la neutralidad en nuestras vidas. La política es el interés de lxs hombres y mujeres por sus comunidades, comprometerse es hacerse responsable.

Desde el 10 de diciembre de 2015, nos trajeron nuevamente la teoría del entongue, la corrupción, la demonización de nuestra actividad sindical. “No te metas, esta todo arreglado, no hacen nada por nuestrxs derechos, se la llevan toda”, son los epítetos que suelen decirse en voz baja.

No nos cabe duda, que debemos volver a las bases, necesitamos construir, frente a este Gobierno Neoliberal, oligárquico, elegido democráticamente, una Organización sólida, con formación de cuadros constante. Volver a las Escuela Superior de Formación que el General Perón supo llevar adelante.

Perón consideró que la conducción política era una ciencia que debía estudiarse con la finalidad de reducir el margen de error de las decisiones y para mejorar los resultados de acción colectiva. El dirigente debía conocer los sucesos históricos y la relación entre variables políticas, económicas y sociales a través del tiempo. La conducción es un arte y cada dirigente desenvuelve una acción particular en su tiempo y en su espacio. La dirección política es única e irrepetible, cada militante lleva un “bastón de mariscal” y en su intervención se ponen en juego su originalidad y su propio sentido.

Finalmente, Perón postuló que la conducción política tiene que orientarse al cumplimiento de una causa trascendente y que la dirigencia debería disponer de una doctrina y de una ética. Los conductores deben llevar bien alto el “sentido heroico de la vida”, colocando a la justicia social, la grandeza nacional y al amor a la patria como finalidad última de sus acciones.

Las juventudes organizadas sindicalmente, somos privilegiados de integrar el modelo sindical argentino y creemos fervientemente en la institucionalidad de nuestros sindicatos, apostando a la protección de las reivindicaciones laborales.

Esto nos obliga a remarcar que el actual modelo sindical es un legado de los gobiernos del General Perón, quien supo interpretar y plasmar en esta legislación de avanzada, pero fundamentalmente en el corazón de los trabajadores y las trabajadoras sus más grandes anhelos, constituyendo a la masa trabajadora como protagonista de un proyecto de liberación nacional y dejando en sus manos la herramienta que defiende la Justicia Social que su obra plasmó. Esta herramienta se basa en la unidad promocionada mediante la afiliación conjunta de sindicatos de primer, segundo y tercer grado, que concentra y potencia la representación sindical y política en nuestra Confederación General del Trabajo.

Desde que asumió este Gobierno de Derecha, el pueblo argentino viene soportando las consecuencias de las políticas neoliberales implementadas basadas en el ajuste, la pérdida de valor adquisitivo de los salarios, el incremento desmedido de los servicios esenciales, el derrumbe del consumo interno, la desocupación y la destrucción del aparato productivo en pos de un modelo de valorización financiera. Es por ello, que la Juventud, se compromete y redobla los esfuerzos, para militar en las calles con el objetivo de lograr que el movimiento obrero, bastión y protagonista de la resistencia a este modelo, recupere su rol histórico como columna vertebral en un próximo gobierno del pueblo y para el pueblo.

La Juventud Sindical, del futuro y del presente, debe redoblar esfuerzos, promoviendo y militando la unidad de todo el arco opositor en una formula electoral de mayorías que garantice un triunfo contundente en las próximas elecciones nacionales, con el objetivo de materializar un gobierno nacional y popular. La salida al modelo neoliberal nos exige diseñar un contrato social con responsabilidad ciudadana, que contenga a todxs lxs compañerxs del campo Nacional y Popular, donde el movimiento obrero debe ser baluarte y garantía de la reconstrucción nacional.

Por último, instamos a soñar con las Utopías Realizables, que permiten a los hombres y mujeres lograr aquellas cosas que siempre han traído la felicidad para nuestro Pueblo. Sigamos construyendo nuestra historia con memoria, seamos participes de nuestro destino siempre con UNIDAD, SOLIDARIDAD Y ORGANIZACIÓN.

* Secretario General de la Federación Argentina del Trabajador de Universidades Nacionales (FATUN)

** Secretario de Juventud de FATUN y Secretario General de la Asociación de Trabajadores NoDocentes de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (ATUNAJ)

Compartir

No hay comentarios