Home Actualidad El negocio de unos vivos en Varela

El negocio de unos vivos en Varela

0
561
Varela

Una casa de sepelios involucrada en cuestionable oferta de servicios a familiares de fallecidos en Florencio Varela

En medio del duelo y la tristeza por la reciente pérdida de su ser querido, la familia de la abuela Mariana dice haber sido víctima de una situación indignante cuando recibió una serie de llamadas insensibles y manipuladoras por parte de quienes se hicieron pasar por representantes del PAMI, pero no lo eran. El fallecimiento de su abuela, quien se encontraba postrada desde hace un tiempo, fue utilizado como oportunidad para ofrecer servicios de manera inapropiada y cuestionable.

En Florencio Varela, una localidad donde se registra un promedio de cuatro o cinco fallecimientos diarios, la industria funeraria es una realidad que afecta a muchas familias. Con un costo que oscila desde los 150 mil pesos en adelante por un servicio, la situación se vuelve aún más delicada para aquellos que enfrentan dificultades económicas.

En este contexto, existen al menos siete casas fúnebres operando en la zona, compitiendo por obtener clientes en un mercado que se ha vuelto altamente competitivo y, en algunos casos, poco ético.

La Casa Sellas, ubicada sobre la avenida San Martín, es una de las empresas funerarias que fue señalada por emplear tácticas agresivas para atraer a familias en duelo y convencerlas de contratar sus servicios. A pesar de la amplia oferta de casas fúnebres en la zona, se acusa a la mencionada de optar por recurrir a prácticas cuestionables en lugar de brindar un servicio empático y respetuoso.

Ante la denuncia presentada por la familia, las autoridades locales y representantes del PAMI tomaron conocimiento de la situación y aclararon en una consulta con Infosur que la entidad no posee servicio fúnebre, ni los contrata. Es el ANSES el organismo estatal que otorga un subsidio por fallecimiento, que no supera los 20 mil pesos. Por lo tanto, las llamadas a la familia de los difuntos aparecen como un ardid que se debiera investigar en forma exhaustiva para determinar si esta empresa incurrió en alguna irregularidad.

Es fundamental que los familiares de personas fallecidas en Florencio Varela estén alertas ante este tipo de situaciones y que conozcan sus derechos al momento de contratar servicios funerarios. Además, se recomienda utilizar los canales oficiales para presentar quejas y denuncias sobre prácticas abusivas o engañosas.

La familia de la abuela Mariana espera que su experiencia dolorosa pueda generar conciencia y servir como advertencia para que otras personas eviten caer en prácticas manipuladoras en momentos de vulnerabilidad. La pérdida de un ser querido es un momento delicado que debe ser tratado con respeto y compasión, y no puede ser utilizado con ardides comerciales inescrupulosos.

En tanto, la comunidad de Florencio Varela se une en la solicitud de un trato justo y ético por parte de todas las casas fúnebres presentes en la localidad, para que, en los momentos más difíciles, las familias puedan despedir a sus seres queridos con la dignidad y el respeto que se merecen.

¿Los datos se venden?

La clínica Santa Clara de Florencio Varela está señalada como la única institución privada en la zona que atiende a abuelos afiliados al PAMI. Sin embargo, surgen preocupaciones que indican que desde esta clínica podría estar emanando una base de datos que luego es utilizada por algunas casas de sepelios de manera poco ética.

Históricos dueños de casas de sepelios, como Scrochi y La Nueva, ante la consulta de Infosur repudiaron enérgicamente estas actitudes, acusando a ciertas empresas funerarias, entre ellas Casa Sellas, de utilizar información confidencial para acceder a los teléfonos de las familias en duelo. Estas familias son posteriormente bombardeadas con ardides poco claros a la hora de vender servicios funerarios.

Es fundamental que las autoridades tomen medidas inmediatas para investigar esta delicada situación y asegurar que los datos personales de los afiliados no sean utilizados de manera inapropiada o vendida a terceros con fines comerciales.

La comunidad de Florencio Varela demanda transparencia y respeto en estos momentos de vulnerabilidad, en los que las familias deben ser acompañadas y cuidadas, y no víctimas de prácticas comerciales abusivas.