Lo que hasta ahora nadie contó de la Triple A en Varela...

Lo que hasta ahora nadie contó de la Triple A en Varela y el Conurbano

Compartir

Nuevas revelaciones sobre las conexiones ideológicas y políticas entre la derecha y la dictadura en el Conurbano Sur

Por Guillermo Daniel Ñáñez
Disandro y la CNU
Desde su ciudad natal de La Plata llega a la ciudad de Córdoba, un adolecente llamado Carlos Disandro, había nacido en 1919 para estudiar en el exclusivo Colegio Monserrat. Allí toma contacto con quien será su maestro espiritual, el filósofo Nimio de Anquín quien, al igual que el filósofo Carlos Astrada regresaba de asistir en Alemania a las clases de M. Heidegger y E. Cassirer .
Al recibirse de bachiller en Córdoba bajo la influencia de Nimio de Anquín. Disandro regresa a su ciudad natal donde poco después se recibe de Profesor y más tarde como Doctor en Letras con una traducción y tesis introductoria sobre la poética de Lucrecio (De Rerum Naturam), ahora apadrinada por el profesor de latín y poeta Arturo Marasso.
En 1953 alcanzó el puesto de Director en el Instituto de Lenguas Clásicas de la Universidad de La Plata, que abandonaría en 1955. Libertadora Disandro, así como otros nacionalistas católicos que simpatizaban con la causa de Lonardi, sobrevivió un tiempo dentro del sistema universitario, especialmente durante la gestión de Atilio dell’ Oro Maini frente al Ministerio de Educación. Disandro se había distanciado del peronismo, a raíz del conflicto con la Iglesia, los nacionalistas de La Plata se mantuvieron en sus cargos hasta los últimos meses de 1956. Disandro y un grupo de estudiantes deciden formar la Asociación Universitaria Platense (AUP) a finales de 1957, a través de la cual intervinieron en el conflicto de “laica o libre”. Ya en 1958 la Asociación Universitaria Platense se convirtió en el “Centro de Estudios Universitarios Platense” para inmediatamente transformarse en el Instituto de Cultura Clásica “Cardenal Cisneros”.
A partir de la fundación de esta nueva etapa en el ideario de Disandro surge la Concertación Nacional Universitaria –CNU– que pasará de la declamación a la acción. Y en este contexto

El combate de Varela
El 12 de septiembre de 1975 se produce una reunión importante en la sede del Batallón 601 de Inteligencia ubicado en la calle Viamonte de la Capital Federal. Los agentes de la SIE si bien hacían inteligencia sobre todas las organizaciones políticas, sindicales y estudiantiles tenían prohibida su participación en acciones directas de carácter urbano, que quedaba en manos de grupos policiales y parapoliciales. Había sucedido un episodio en el Barrio El Rocío . En esa casa estaba secuestrado el ejecutivo de la empresa petrolera Isaura, Luis León Domenech por parte de un grupo operativo del Ejército Revolucionario del Pueblo (E.R.P.).
La inteligencia detectó el movimiento de aquella casa de Las Margaritas. En el diario El Varelense tituló: “Tiroteo con Extremistas” y dice “Entre las 22 del día 11 del corriente y las 6 del 12, se produjo un violento tiroteo entre elementos extremistas refugiados en una vivienda, y fuerzas de seguridad, integradas por personal policial y por una patrulla militar del Regimiento 7 de infantería cuya intervención fue requerida en circunstancias críticas. El enfrentamiento se produjo en Bosques partido de Florencio Varela a la altura del kilómetro 31 y a unos 50 metros de la ruta 2”. Como aporta Ricardo Ragendorfer en su libro “Los Doblados” que afirma en la crónica diaria que agregaba: “Entre los muertos estaba el ejecutivo de la firma Isaura, Luis León Domenech, quien fuera secuestrado el 12 de agosto pasado”. El ERP pide un rescate de 6 millones de dólares.
Por su parte en la revista Estrella Roja Nº 61 del lunes 29 de septiembre de 1975 se puede leer. “El día 12 de septiembre, fuerzas policiales llegaron hasta una vivienda de nuestra organización ubicada en Florencio Varela. Allí se encontraban nuestros compañeros María Cristina de Martínez (Azconape), Hugo Mogensen y Hugo Montoto, custodiando al ejecutivo Domenech quien se encontraba en la cárcel del pueblo […] Las fuerzas policiales debieron solicitar ayuda al Ejército Enemigo que tuvo que bombardear la vivienda con artillería” . La misma revista en su número 64 titula: “La verdad sobre el combate de Florencio Varela” y aclara que la casa estaba “ubicada en el paraje Las Margaritas de Florencio Varela. A partir de ese momento y hasta las 6 de la mañana del día siguiente habría de desarrollarse un encarnizado combate entre las fuerzas enemigas –posteriormente reforzadas por efectivos militares del Regimiento 7 de Infantería– y solo tres heroicos y aguerridos combatientes de nuestro Ejército Guerrillero. ” La versión oficial habla de la muerte de los ocupantes de la vivienda por tiros de morteros 9 mm. La versión del ERP es que luego de 6 horas de combate y agotado el parque se rinden y son fusilados. Lo intersante es que los responsables de la represión por parte del Regimiento 7 fueron Roque Presti y Raúl Guillermo Pascual Muñoz
Previo a estos hechos, el infiltrado Rafael de Jesus Ranier (a) El Oso entrega la dirección de la vivienda de Las Margaritas a su contacto militar, el mayor Carlos Antonio Españadero que con esa información hace que la SIE haga inteligencia sobre la casa en un viejo galpón abandonado de Ruta 2 y Chascomús a dos cuadras de la vivienda operativa del ERP . El dato le llega a Miguel Osvaldo Etchecolatz que interviene intentando copar la casa pero ante la resistencia armada termina pidiendo ayuda al Regimiento 7 de La Plata.
Aparece Vaello

El doctor Orestes Ferreyra es conocido en Encarnación como un militante ecologista. En realidad se trata de un ex miembro de la “Triple A” y del Batallón de Inteligencia 601, del Ejército. Trabajó a las órdenes del general Guillermo Suárez Mason y Aníbal Gordon.

Dice el periodista de Misiones on line Marcelo Ameri que descubrió la identidad de Vaello. “En Encarnación, Vaello vive en el barrio Mboí Caé, y gerencia una ONG llamada “Tayí” – y una consultora que trabaja asociada a la ONG-, con la que hace poco ganó un proyecto de microemprendimiento de 2.500 dólares del Banco Mundial, que le sirve de puente para sus vinculaciones con organizaciones sociales y de afectados por la represa de Yacyretá, y con cuya cubierta acompañó en agosto la convocatoria en la Costanera” . Ameri me dice que “en la actualidad, si es que se encuentra con vida, Vaello Lo último que supe de Vaello es que estaba viviendo en un asilo de ancianos en Villa Lanus de Posadas” .

Legajo CONADEP Nº 3675: El 4 de abril de 1984, Orestes Estanislao Vaello (DNI 7.785.296), declaró ante la CONADEP ser suboficial retirado de Ejército Argentino. Se desempeñó como primer destino en los Comandos y Servicios del Estado Mayor del Ejército. Que a partir del año 1973 pasó a prestar servicios en el Batallón de inteligencia 601de Callao y Viamonte en la Capital Federal. Ya entre 1974 y 1975 fue un elemento de infiltración en la ciudad de Córdoba, específicamente en el Barrio Clínicas.

En 1975 lo destinan como agente encubierto a la zona sur del Gran Buenos Aires en los Bomberos Voluntarios de Avellaneda bajo las órdenes del teniente coronel Almeiras, mientras que el jefe del Batallón era Arias Duval (a) El Gato y que en septiembre de 1975 es comisionado para desempeñar funciones encubiertas en el sur del Gran Buenos Aires. A partir de diciembre de 1975 pasa a depender de una cabecera de inteligencia que funcionaba en el Depósito de Arsenales “Domingo Viejobueno” en Bernal, siendo sus jefes inmediatos el coronel Abudt, el mayor Barzuc y el teniente primero González Chipón .

En este último destino, formó parte de un grupo “interfuerzas” cuya misión era participar de “acciones antisubversivas”. Su participación llega hasta el año 1979. Este grupo “interfuerzas” estaba conformado por personal del Ejército, Gendarmería, Prefectura Naval, Policía de la Provincia de Buenos Aires y Policía Federal. La función de Vaello es tomar contacto con los grupos de extrema derecha que operaban en la zona como parapoliciales o paramilitares con el objetivo de entregar “órdenes” para que realicen “operativos”, eran civiles pertenecientes a la Concertación Nacional Universitaria (CNU), por otra parte, Vaello, participa a fines de 1975 con policías, militares y civiles de los operativos en la zona sur de la Triple A y que por órdenes de Agustín Arias Duval, el capitán Neuman y un agente de inteligencia de apellido Rojas del 601 para que tome contacto con un conocido por Vaello, se trataba de Miguel Ángel Tarquini (a) Gucho que era Coordinador General de Prensa y Difusión del Ministerio de Bienestar Social, había militado en el Movimiento Nacionalista Tacuara, fundador de la Triple A y participe de la CNU.

Tarquini, organiza una reunión en el Sindicato del Papel de la ciudad de Bernal, que queda cerca de la Estación de dicha ciudad. En esa reunión se comunica a toda la derecha civil, policial y sindical que pasan a depender del Batallón 601 del Ejército. Esa reunión secreta los participantes entregan sus nombres y apellidos para confeccionar credenciales y armamentos. Tarquni dice en esa reunión que los participantes “están bien armados, y que inclusive contaban con tres ametralladoras con silenciador de marca Starling provistas por el Ministerio de Bienestar Social de la Nación. Tarquni además agrega que el jefe máximo de la CNU Patricio Fernández Rivero estaba al tanto de la reunión” .

La “Patota” que surge en esta reunión cumbre estaba integrada por José Díaz (a) El Petiso –Sindicato de Papeleros, gestión Donaires–, Oscar Leiva (a) El Negro, Trevisani, Eduardo –Trabajaba en Peugeot–, Carlos Cardoso (a) Capicúa, Eduardo Saavedra (a) Cato, Cabo 1º del Ejército Rios (a) Nene, Sargento Sánchez (a) Cocinero, Oficial Principal Rueda (a) Rubio –Custodia personal del general Camps–, Suboficial de Prefectura Méndez (a) Gordo, María Mercedes Ramieiro, encargada de Prensa y Difusión del CNU. En 1976 se integra el suboficial de gendarmería Daniel Butti –Subencargado–, Suboficial de gendarmería Soria y el Suboficial de la Policía Passiotti de la Comisaría 1ª de Florencio Varela e integrante de la S.I.P.B.A. (Servicio de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires).

Las cuevas de Passiotti

Oscar Roque Passiotti, junto con Soria es el encargado de las “cuevas”, que eran lugares donde se mantenía a secuestrados por el grupo parapolicial. Existían dos tipos de “cuevas”, unas para subversivos y otras para extorsiones de empresarios a cambio de dinero. Dice Vaello: “En esa época secuestros extorsivos por dinero hubo muchos. Que el grupo operativo le entregaban los ‘paquetes’ que en la jerga se denominaban ‘Triple cero’, o sea importantes, que estos no podían ser torturados sin una orden expresa que siempre era dada por Valdes y que el grupo no sabía si se trataba de extremistas o extorsivos. ” Agrega que “Las órdenes constaban de una orden tamaño oficio con la foto o sin la foto del posible subversivo y con datos mínimos del mismo. Que esos datos eran dirección y número de documento. Que estas órdenes escritas venían firmadas por el jefe del Batallón de Inteligencia, o bien por el jefe de la Compañía de Acción Psicológica o también en otros casos por Asuntos Políticos o Gremiales. Que en la parte inferior de la hoja, o bien se pedía completar información a inteligencia o bien venía con orden de detención. Que algunas de esas hojas figuraba una cruz bajo la firma del jefe, y esto significaba la detención inmediata. Que por si por el contrario venía con dos cruces significaba que se trataba de alguien de extrema peligrosidad a quien no se debía interrogar aplicándole la muerte inmediata” .

El responsable del chequeo y las detenciones era el agente de inteligencia Andrés Francisco Valdes (detenido por delitos comunes) era el encargado del inteligencia y la interrogación de las víctimas, mientras que el técnico en Torturas era Oscar Roque Passiotti, quien utilizaba picana eléctrica, submarino en seco, submarino mojado y una picana sónica que trajo de los EE.UU. (trabajaba con sonidos por medio de auriculares). Una de las técnicas utilizadas por Passiotti era “la introducción en el ano de un caño revestido en una parte de cinta aisladora o nylon en cuyo interior se introducía electricidad. A estos se los introducía en vagina u ano.”

Oscar Roque Passiotti nació en Avellaneda, 18 de abril de 1938 Suboficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Entre 1975 y diciembre de 1979 presto servicios en la Comisaría 1ª de Florencio Varela. Desde diciembre de 1979 a mayo de 1981 presto servicios en el Cuerpo de Camineros. A partir de 1981 y hasta 1986 en la Comisaría 3ª de Quilmes. Falleció en 1998. En los últimos tiempos, en Florencio Varela, realizaba razzias para en bailable Tahos de Sallarés y España cuyo dueño tenía fuertes vínculos con la Comisaría 1ª, era Roberto Dematei. El fallecido Orlando Palomo en esas épocas era dueño de otro bailable en Sallarés y Alberdi y comenta: “Passiotti me volvía loco, me acosaba, se llevaba la gente presa y creo por esto que estaba al servicio de Tahos”. Muchos jóvenes de la época eran apresados por Passiotti y “verdugueados” con cortes de pelo, barrer la comisaría y brutales golpizas. Uno de los testigos dice: “Passiotti era de temer”. Las marchas de la Juventud Peronista de Varela recordaban el apellido de Passiotti y tenían en claro quién era.

Gucho Tarquini

A principio de 1976, cae en una emboscada organizada por Montoneros, Miguel Ángel Tarquini. Dice la revista Evita Montonera en la sección “Crónica de la resistencia” que “El 5 de febrero un pelotón montonero ajustició a un miembro de las AAA, José Miguel Tarquini” . Dice Vaello que: “Con motivo de la muerte de Tarquini en manos de un grupo Montonero, se realiza un operativo gigante en Quilmes, Bernal y zonas aledañas donde convergen donde convergen grupos operativos de La Plata, Mar del Plata y Junín como así también de Capital Federal. Qué mientras son velados los restos de Tarquini en su casa de la calle Mitre de la localidad de Quilmes, se efectúa en el Sindicato de Papeleros de Bernal –donde supone que todavía podrían encontrarse armas de la época– se reúnen dichos grupos resolviendo de común acuerdo que con o sin órdenes se desataría una escalada antiextremista para que los montoneros aprendieran a no matar a gente ‘nuestra’. Que a la cero hora llega también la gente del SIDE encabezada por Aníbal Górdon. De este modo se decide robar ocho diez autos para comenzar los operativos. Hacían bajar la gente de los coches diciendo “Ejército en operaciones”, luego cambiaban la chapa o dejaban la misma. En esa noche que llamaron de ‘los cuchillos largos’ murieron unas 10 personas” . Entre ellas es ejecutada una enfermera de la una enfermera de la ciudad de Bernal. La patota irrumpe a los tiro de ametralladora contra la casa cortando literalmente la puerta, la secuestran y alrededor de las 6 de la mañana la fusilan en una plaza de Quilmes.

Vaello recuerda los lugares o cuevas y dice: “Que la antigua Brigada de Investigaciones de Quilmes con calabozos abajo servía de centro de detención. Que el de Don Bosco y Bernal ubicación que marca en el croquis (Anexo IV) es lo que llamaban Coti Bernal y que supone que ahora se llama a eso Pozo de Quilmes” . También recuerda su paso por la Infantería de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, calle 1 y 60 que se vinculaba directamente al Regimiento 7 y por lo mismo a un coronel vinculado a Florencio Varela, se llama Raúl Guillermo Pascual Muñoz.

Vaello prestó testimonio en la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), presidida por el escritor Ernesto Sábato, en 1984. Miembro del Batallón de Inteligencia 601, del I Cuerpo de Ejército, Vaello, participó en numerosas acciones de los grupos de tareas que operaban a las órdenes del general Guillermo Suárez Mason. Admitió haber recibido órdenes firmadas por Aníbal Gordon, para misiones de vigilancia y detención de personas que después eran llevadas a centros clandestinos de detención desparramados en la provincia de Buenos Aires, como el “Pozo de Banfield”, “La Cacha”, “Automotores Orletti”, y la Comisaría 5ª, de La Plata, entre varios otros. Incluso, ofreció algunas de estas directivas escritas que conservaba, como documentos que obran en poder la ex CONADEP

Bibliografía
BERTAGNA, Federica. (2006) La patria di riserva. L’emigrazione fascista in Argentina. Roma: Donzelli.
BUCRUCKER, Cristian, (1987), Nacionalismo y peronismo, Buenos Aires: Sudamericana.
MOYA ALBERTO. El “facho” honesto “Gucho” Tarquini, entre la revista El Caudillo y la Triple A Colección: “Habría que matarlos a todos” Producciones Periodísticas. La Guillotina Producciones Periodísticas La Plata, 2010 (Inédito) http://albertomoyalibros.blogspot.com.ar/
NOVILLO SARAVIA (h), Lisardo, (1937), Punibilidad del comunismo, tesis doctoral, Córdoba: UNC
PAYNE, Stanley, (1985), Falange, Historia del fascismo español. Madrid: SARPE
RAGENDORFER, Ricardo. (2016). Los doblados: Las infiltraciones del Batallón 601 en la guerrilla argentina. Buenos Aires. Sudamericana.
TCACH, César. La Unión Nacional Fascista y La página de Italia.

Compartir

No hay comentarios