Julio Pereyra: “La figura más aglutinante del peronismo en la actualidad, es...

Julio Pereyra: “La figura más aglutinante del peronismo en la actualidad, es Cristina”

Compartir
Julio Pereyra, intendente de Varela, que obtuvo la banca en la Legislatura bonaerense.

El actual jefe de la bancada de Diputados PJ Unidad y Renovación, Julio Pereyra, habló con la Revista La Tecla sobre los principales temas de la actualidad. Hizo un análisis de la relación oficialismo-oposición y destacó entre otras cosas que se siente escuchado, pero también discriminado. Peronismo, tarifas, gestión y Legislatura.

Acá transcribimos la nota publicada este jueves por la Revista La Tecla.

-¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?
-No importa dónde estamos nosotros dos. Lo importante es dónde está la gente, que lamentablemente se encuentra ante una incertidumbre y desesperanza muy notoria. En los últimos meses, independientemente de la buena elección, el Gobierno ha ido perdiendo credibilidad de manera abrupta. Esa confianza puesta en las elecciones increíblemente se agotó en muy poco tiempo. Pero no sólo pasa por la confianza. Cuando se aumentan las tarifas tan de golpe, los salarios tienen un techo muy bajo, hay recesión, no hay consumo y existe un marcado desempleo; los que más sufren son los pobres, las clases más bajas. Ese es el problema más grave.

-¿Cómo se ve toda esta situación en Varela, dónde se nota más toda esta situación?
-El intendente Andrés Watson hizo en la apertura de sesiones ordinarias del Concejo un análisis muy pormenorizado del conflicto económico y social que atraviesa el distrito. En promedio, se cerraron dos negocios por día. Se fue Honda, se achicó Alpargatas, la actualidad es complicada. Nosotros tenemos que mantener las calles limpias, tener las luces prendidas, recolectar la basura. Ciertamente es difícil. Me recuerda a la situación del año 2000. No digo que estemos al borde de una catástrofe, pero la problemática social es la misma.

-¿Qué se ve en la calle?
-Otra vez se ve mucha gente revolviendo la basura, mucha gente durmiendo en la calle, mucha gente pidiendo comida.

-¿Tras la derrota de Scioli y Aníbal Fernández, se imaginaba que Cambiemos podría desembocar en una situación como la presente?
-Lo que imaginé fue lo que ocurrió. Nosotros le advertimos al electorado que esto iba a pasar. Por supuesto, no había duda que se necesitaban algunas modificaciones, pero no así. Vivo con mucho dolor la derrota de 2015 y 2017, independientemente de las contundentes victorias en Florencio Varela. No alcanza con gobernar el distrito, si la Provincia y sobre todo la Nación llevan políticas contrarias para la clase trabajadora. Veo a la Gobernadora Vidal con mucha fuerza y muchas ganas, pero si la políticas económicas de Nación son desacertadas, lamentablemente la Provincia no va a terminar en buen puerto; y los municipios tampoco.

-Lleva dos años como legislador después de veinticinco como intendente… ¿Logró adaptarse bien? ¿Pudo desprenderse de la intendencia?
-Sí, lo logré. Trabajé mucho tiempo en el tema del desapego, a partir de la meditación, el yoga. Nunca me sentí pegado a una estructura. Ahora estoy cómodo. Mi preocupación principal pasa por las leyes que podamos discutir en favor de los municipios y en defensa de los bonaerenses. Lo bueno que tiene la tarea legislativa es la posibilidad de coincidir o disentir con compañeros del bloque o con colegas de otros bloques. Se trata simplemente de la dinámica de la policía, que para muchos es una mala palabra. Hay que reconocerlo, la gente no cree demasiado en la política. Por eso es que creo que nos está faltando calidad institucional. Aquellos que ocupamos cargos políticos debemos honrar esos cargos y no honrarnos con ellos.

-El hecho de coincidir con dirigentes de otros espacios, que es lo que usted dijo que le sucedía, suele ser visto como una traición…
-No es así. Para los que mamamos la doctrina peronista desde muy chicos, primero es la patria, después el movimiento y por último los hombres. Mi misión es trabajar por el bien de la provincia de Buenos Aires, la Tercera sección electoral en particular y especialmente por la gente de Florencio Varela. No creo que pase por ser de izquierda, de derecha, de centro o lo que fuere. La síntesis es muy sencilla: o le hacemos bien a la gente o le hacemos mal. Yo no puedo oponerme a algo que considero que está bien por el simple hecho de que lo haya propuesto el Ejecutivo o un legislador de Cambiemos. No es así.

-El bloque que preside, PJ Unidad y Renovación, se presentó como más dialoguista, incluso muchas veces, así se vio al menos desde afuera, ocupando el lugar que hasta el año pasado ocupó la bancada massista…
-Quizá hacia afuera dimos otra imagen, pero desde el principio marcamos posiciones muy duras. Nuestro bloque, por ejemplo, hizo que no se debatiera la reforma del IPS. Siempre que podamos dialogar lo vamos a hacer, de eso no hay dudas. Y sino, debatimos en el recinto.

-¿Se puede lograr la unidad del peronismo en Diputados y Senadores? ¿Por qué si están de acuerdo en la mayoría de los temas, no pueden estar todos juntos en un bloque?
-Venimos de varias derrotas, y estas son las consecuencias. De las últimas elecciones, perdimos cuatro. Hay diferentes visiones, matices; por ahora estamos así. En lo que respecta a los temas más trascendentes, no hay dudas que hay coincidencias; incluso charlamos antes de cada sesión. No hay una enemistad profunda entre nosotros, por lo menos de mi parte.

-¿Cómo se hace para llegar a la unidad del peronismo de la que tanto se habla, si ni siquiera pueden coincidir en la Cámara de Diputados?
-El otro día, cuando le solicitamos a la Provincia el traspaso de la Policía local, estábamos todos los bloques. Lo propio sucedió con el tema de las tarifas. Eso sí, si queremos armar una lista o nombrar a un candidato, seguramente no va a haber consenso. Creo que la coyuntura nacional y provincial va a ir juntándonos. La sociedad necesita que el peronismo se muestre fortalecido y unido, más allá que vayamos a las PASO en dos o tres listas.

-A poco más de un año de las elecciones, se sabe quiénes serán los principales candidatos de Cambiemos… En el peronismo por ahora ni siquiera asoman los nombres… ¿Puede surgir un postulante que aglutine el voto de Cristina y el del otro peronismo?
-No creo que haya una persona que pueda aglutinar al peronismo. Sin dudas, la figura más preponderante que el peronismo tiene en la actualidad es Cristina Fernández de Kirchner. Lo que hay que lograr hoy es una plataforma electoral que le demuestre a la sociedad que somos una etapa superadora a lo que está sucediendo ahora, que podemos revertir esta situación como lo hemos hecho en otras oportunidades. No sirve hablar de nombres, hay que hablar de un programa de gobierno. La gente tiene la capacidad suficiente para analizar un programa de gobierno. El estado tiene llevar adelante una economía que haga felices a los argentinos.

-Es muy poco el tiempo que falta, y Doña Rosa no la quiere a CFK, por más plataforma que le presenten…
-Habrá que ver. Estoy convencido de que a Cristina la quieren mucho más que hace unos años. La coyuntura demuestra que teníamos razón con lo que decíamos. Hay que esperar. El momento es muy difícil, no estamos tan locos como para andar lanzando candidaturas. Por el momento estudiamos cómo resolver los problemas, presentando propuestas al respecto.

-Son muchos los analistas que coinciden en que a Cristina le daría para ganar las generales en 2019 pero que perdería en la segunda vuelta…
-Eso está por verse. No me adelantaría tanto. Falta mucho tiempo para 2019. Por otra parte, al paso que va la economía, Cambiemos está rifando su capacidad electoral. Y esos votos van para nuestro espacio, aunque hoy no se vislumbre claramente. Me da pena que sea en función de los errores del actual Gobierno, pero es así. El Gobierno está ganando muchos más enemigos que adeptos.

Compartir

No hay comentarios