Florencio Varela: el desgarrador grito para que el crimen de su madre...

Florencio Varela: el desgarrador grito para que el crimen de su madre no quede impune

Compartir

No siempre las cosas son como uno quisiera. Los aprendieron los padres, la hija, los amigos y familiares de Micaela Lorena Elías, asesinada hace tres años y arrojada a un costado de la ruta 36. Este martes, pleno día de primavera, la hubieran querido esperar en la plaza, mirando hacia el Bar Rojo, con los brazos abiertos. Jugando, charlando.

Sin embargo, tuvieron que salir a gritar a los cuatro vientos que no quieren otro crimen impune, porque hace tres que falta la madre, la hija, la amiga. Y no por esas cuestiones del destino, sino por un crimen que aparece a todas luces como femicidio, pero la Justicia de Florencio Varela califica como “homicidio agravado”.

“No quiero que el que hizo esto salga a la calle”, dice su hija de espaldas al bar donde su mamá trabajó hasta hace 15 años. Se refiere al remisero que debe enfrentar un juicio por el crimen y que está acusado de asesinarla por una presunta “obsesión” fatal.

Héctor Fernando Velázquez, de 65 años, está acusado del homicidio ocurrido el 9 de agosto de 2016, cuando la víctima salió de su casa, ubicada en Baradero al 100, y fue interceptada por un hombre que iba en un Renault 12 celeste.

Horas después, el cuerpo de Micaela fue hallado en unos pastizales junto al cruce de la calle 970 y la ruta 36, en la localidad de Bosques. Había sido estrangulada con su propia chalina, que tenía anudada en la parte trasera del cuello, y tenía signos de haber recibido varios golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo.

Como Elías tenía puestos varios anillos y otras pertenencias, la policía había descartado un crimen en ocasión de robo y comenzó a trabajar en la hipótesis de que podía tratarse de un asesinato cometido por razones personales.

Los investigadores identificaron en la campera de la víctima el logo del pub Rojo Bar, de Florencio Varela. Allí confirmaron que la mujer trabajaba en ese local y obtuvieron el dato relativo a un chofer de la remisería contigua que, supuestamente, estaba “obsesionado” con ella.

Ese hombre era Velázquez, el cual al ser entrevistado por las autoridades dijo que hacía más de un mes que no la veía. Sin embargo, al revisar su Renault 12 descubrieron un anillo de mujer y un pañuelo de colores blanco y rosado que, luego, la hija adolescente de Elías identificó como de su madre.

Horas atrás tenía previsto comenzar el juicio contra el imputado pero fue suspendido por una “indisposición” del abogado defenser. En tanto, según los propios familiares, las fiscal del juicio les hizo la propuesta de un juicio abreviado que podría condenar a 10 años al sujeto. Y ellos rechazos.

Ampliaremos

Compartir

No hay comentarios