Estuvo dos meses internado en coma y cuando despertó denunció al tío...

Estuvo dos meses internado en coma y cuando despertó denunció al tío de su mujer por querer matarlo

Compartir

¿Pensó que era el crimen perfecto? Le pegó un “fierrazo” en la cabeza, le sacó la ropa, lo dio vuelta en el piso y siguiendo su instinto policial dejó toda la escena armada para simular un robo. Sin embargo, parece haberse olvidado de un detalle clave. A la presunta víctima todavía le latía el corazón.

Lo anterior parece sacado de una novela policial al mejor estilo de Edgard Alan Poe, pero, por el contrario, forma parte de la realidad. Un caso conmocionante conocido en las últimas horas en Florencio Varela.

Según los voceros policiales, la víctima estuvo internada dos meses y cuando despertó, acusó al efectivo de la Policía Federal que quedó detenido por la Bonaerense.

S.A. F., un numerario de la Policía Federal de 42 años, fue detenido en las últimas horas en Florencio Varela por la DDI de Quilmes de la Policía Bonaerense acusado de tratar de matar al tío de su esposa a golpes y armar una falsa escena de robo en para ocultar el hecho.

Según confirmaron fuentes policiales, el episodio ocurrió el pasado 12 de febrero en una casa ubicada en la esquina de Sucre y Boedo, en la misma localidad. Allí, el efectivo mantuvo una supuesta discusión por temas económicos con Víctor Daniel Golobarda, un hombre de 63 años registrado en los rubros de almacenería y dietética de la AFIP, a quien de acuerdo a la imputación en su contra golpeó con un palo en la cabeza hasta dejarlo inconsciente.

Como creyó que lo había asesinado, Figueroa le sacó la ropa a la víctima, la puso boca abajo y dejó todo armado para que la policía creyera que había sido un robo. Minutos después, escapó.

Sin embargo, el agresor se olvidó de un detalle: nunca se percató de que el corazón de Golobarda efectivamente haya dejado de latir. Pensó que el golpe en la cabeza había solucionado para siempre el supuesto entredicho económico que mantenía con su víctima y que la escena que había creado a su alrededor había sido suficiente para ocultar la verdad. Pero no fue así.

El tío fue hallado aún con vida por su hija María, quien al verlo tendido en el suelo junto a la cama, sin ropa y con manchas de sangre, lo llevó al hospital. Debido a la gravedad de las heridas, Golobarda quedó internado durante varias semanas en estado de coma, hasta que a mediados del mes pasado, despertó y pudo contar lo que pasó.

La víctima no tuvo dudas, ni siquiera a pesar del tiempo que pasó ni del golpe que recibió. La persona que quiso matarlo -dijo- fue el policía Figueroa, el esposo de su sobrina.

A partir de los detalles de la declaración y el resultado de distintas pericias, efectivos de la DDI de Quilmes de la policía de la Provincia detuvieron al agresor en su casa de la calle Moranchelli. Se trata de un efectivo con más de siete años de antigüedad dentro de la fuerza, que se desempeñaba como numerario en la Delegación de Chascomús.

Al momento del arresto, los uniformados incautaron una pistola Bersa con 17 balas, la credencial de Figueroa, su chapa que lo distingue como policía y dos celulares. En la causa intervino Vanesa Maiola, fiscal de la UFI 6 de Florencio Varela, quien caratuló la causa como “tentativa de homicidio”.

Compartir

No hay comentarios