Crimen en el hotel Susurros: ¿Víctima y victimario se conocían?

Crimen en el hotel Susurros: ¿Víctima y victimario se conocían?

Compartir

Las hojas del informe preliminar de la autopsia habían quedado arriba del expediente voluminoso en fojas que investiga el crimen en la habitación 10 del hotel Susurros de Florencio Varela. La fiscal Gisela Olszaniecki, titular de la UFI Nº3, los volvió a leer. Y ratificó la brutalidad notable con el que Carolina (25) murió. “Shock hipovolémico” y “traumatismo grave de perineo” fueron las causas de muerte listadas, según adelantó Infosur en su portal web. Y dio detalles de la inserción de un “objeto contundente” que le provocó desgarros masivos en su aparato urinario y reproductor que la llevaron a desangrarse hasta morir.

Hasta ahora, los testimonios volcados a la causa judicial no establecen, al menos todavía, un conocimiento previo entre la víctima y el supuesto victimario. No hay testigos que lo relacionen. ¿Y entonces? Algunos voceros hablan de que pudo haberla levantado en el camino. ¿Le prometió drogas? ¿Dinero?

Por otra parte, el conserje del Susurros declaró, así como un empleado de mantenimiento y ninguno de los dos habló en sus testimonios sobre gritos de auxilio.

Alfredo, la pareja de Carolina reconoció el cuerpo de la joven en la morgue de Ezpeleta y habló de supuestas heridas en sus brazos que indicarían un intento de defensa, marcas de dedos, raspones, algo de lo que Olszaniecki, por el momento, no tiene constancia.

En tanto, se supo que Ariel Norberto García, el hombre que fue detenido por el crimen había estado preso por “robo agravado”.

García, de 31 años y actualmente detenido como sospechoso del asesinato de Carolina Medina, contaba con antecedentes por “robo agravado por el uso de arma”.

En una causa radicada en 2011, el hombre fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 4 de Quilmes y estuvo preso en la Unidad Penal de Gorina.

Según fuentes judiciales citadas por el sitio Perfil, en 2013 fue beneficiado con una morigeración de la prisión domiciliaria para internarse en el centro de adicciones Fundación Creando La Libertad.

Compartir

No hay comentarios