Cómo pasa sus días Daniel Zisuela en la celda de la comisaría...

Cómo pasa sus días Daniel Zisuela en la celda de la comisaría de Gutiérrez

Compartir

Los dos presos se cruzan la mirada en la celda de la comisaría tercera de Berazategui. Va a empezar la rueda de mate. ¿Dulce o amargo? Le preguntan a Daniel Zisuela. No llega a responder. Otro de los siete reos que comparten un lugar pequeño se le adelanta “Amargo, no ve que es de Argentinos” Se refiere al club de fútbol que presidió hasta hace poco el ahora ex concejal de Florencio Varela. Todos se ríen. Menos Zisuela que apenas hace una mueca para no quedar relegado y acepta el mate que le acercan. Amargo, como él lo toma.

Zisuela está quebrado. La última vez que fue al juzgado, el viernes pasado, se negó a declarar y ahora ya está en condiciones de recibir visitas de sus familiares directos, hijo y esposa y, claro está, de su abogado Luis Daer, el mismo que patrocinó al ex presidente Carlos Saúl Menem, a Alexis Zárate (jugador de Independiente) y presidió el club Argentino de Quilmes, uno de los clubes más antiguos del fútbol nacional.

Daniel Zisuela fue detenido imputado de captar y explotar sexualmente a niñas, niños y adolescentes a través de una red de prostitución.

Máximo dirigente de la seccional Quilmes de la Uthgra y ex presidente del club, la causa que se le abrió es por “facilitación y promoción de la prostitución de personas menores, facilitación y promoción de la prostitución de personas mayores de edad agravada y corrupción de menores agravada en concurso real”.

“Negrita, haceme un favor. Mandame una fotito linda, bien sexy. Estoy con una amiga acá que te estoy vendiendo”, dice Zisuela cuando se lo grabó en uno de los audios que tiene la UFI N° 1 de Berazategui. El Frente Renovador de Sergio Massa lo expulsó del partido, el Concejo Deliberante de Varela lo echó de su cargo en una sesión extraordinaria y los gastronómicos lo apartaron del gremio. Otro castigo se sumó a los repudios políticos que recibió y a la causa judicial en que quedó involucrado. Los socios e hinchas del Mate –como se conoce al popular club de la barranca quilmeña que juega el torneo de Primera C– se convocaron en la cancha para tapar el nombre de Zisuela que él había mandado a pintar en la tribuna local. “No queremos violadores, proxenetas ni machirulos, basta de mafias en Argentino de Quilmes”, decía uno de los mensajes que usaron.

Zisuela también es empresario. Llegó a la institución deportiva como gerenciador hace quince años. Antes había pasado por San Martín de Burzaco hasta que en 2008 se presentó en Argentino de Quilmes como candidato a presidente. La oposición lo denunció durante más de cinco años. La agrupación Celeste y Blanca del club ya daba indicios de quién era el sujeto en un comunicado: “Reafirmamos nuestra lucha indeclinable contra la patota y su accionar mafioso”. El fiscal de la causa Daniel Ichazo sospecha que podría haber captado a menores dentro del club, donde está suspendido hasta que la Justicia dicte su sentencia.

Mientras tanto, cuando puede y no hace tanto calor en la celda de la comisaría tercera de Berazategui donde está alojado junto a otros acusados de delitos sexuales, Zisuela toma su mate amargo.

Compartir

No hay comentarios